Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 9 septiembre 2007

  Las palabras son castillos en el aire, sí, solo aire al que nuestras cuerdas vocales dan “forma”, no tienen más valor. Siempre he dicho que somos lo que hacemos, no lo que decimos. Así que lo que realmente tiene valor es que hagamos lo que decimos, esa es la única verdad, nuestra acción permanente, diaria y fiel a nuestros principios. No me canso nunca de citar a Unamuno: “Verdad es lo que se cree de todo corazón y con toda el alma ¿Y qué es creer algo de todo corazón y con toda el alma? obrar conforme a ello”. He aquí la respuesta al título de este post. Quien te ama no solo te lo dirá, sino que obrará conforme a ese amor, porque cree en esta manera de actuar con todo el corazón y con toda el alma, porque el amor es su verdad.

Las palabras son hábiles farsantes, los oidos víctimas de timos, los actos constantes y laboriosos, buenos o malos, suelen ser más sinceros.

Anuncios

Read Full Post »

 Todo lo que hacemos en esta vida gira en torno a nosotros mismos, salvo lo que hacemos por amor. Buscamos la satisfación personal a través de la diversión, la comida, el sexo, el ego y especialmente lo que más feliz nos hace es sentir que gustamos, sentirnos queridos, y hacemos muchísimas cosas para conseguir esto último, incluso no ser nosostros mismos. ¿Todo para que? Para sentirnos bien y tener una superflua felicidad. Hasta lo que hacemos por los demás tiene un trasfondo egoista, sentirnos bien por nuestras acciones. Elaboramos un código ético que nos permita ser felices, y hay quien se lo salta creyendo que va a ser más feliz, o quien prefiere no tener ética porque le parece la mejor manera de “disfrutar de la vida”. En fin, una masturbación metafórica diaria, darnos gustito haciendo cositas para sentirnos bien.

Cuando estás enamorado tu felicidad se convierte en la de tu amor, eres feliz si élla lo es. ¡Y sí! eres capaz de soportar cualquier dolor para hacerla feliz, porque sabes que de esa manera encontrarás la felicidad, que solo es posible junto a ella. Sufrirás porque la amas más que a ti mismo y prefieres que te duela a ti, “morirte” tú antes que ella. Por fin actúas sin egoismo, con pureza, con el alma al aire y las lágrimas a la vista. Cuando de verdad amas te sientes frágil e inseguro, tus brazos fuertes ahora son torpes y resbaladizos y tus ojos ya no reflejan altives. No estás exento, no eres especial, puedes sufrir, eres mortal. Solo la persona que más amas es capaz de hacerte el mayor daño, pero solo ella puede darte la mayor felicidad, solo ella es tan importante como para poder llegar a los dos extremos.

Amar a alguien más que a uno mismo es amar sin red de seguridad, la caída puede ser mortal, pero las sensaciones son reales y puras. Si la caída no te mata amarás más, pero esta vez serás capaz de recuperar el vigor de tus brazos y la fuerza de tu mirada, serás digno porque amaste sin límites una vez, serás consciente de tu nobleza, poderoso caballero. Podrás discernir si tu cruzada está perdida o por el contrario  vale la pena amar más, si es que es posible. Cuando amas así, no existe el orgullo, solo la dignidad, no existe el atrevimiento, solo el valor, se acaba el hablar tanto y comienzas a escuchar más, no disfrutas de las cosas después de hacerlas, sino mientras las haces, porque la acción es bella, y no solo el resultado. Cuando amas como yo, te quedas sin palabras, sin descripciones y solo suspiras.

Read Full Post »